10 consejos para crear contraseñas seguras

Importancia de una contraseña segura

Todos entendemos la importancia de contar con una buena contraseña. Actúa como última barrera frente a virus y piratas informáticos que están deseando husmear en tus archivos y cuentas personales. Por lo tanto, es de entender que no queramos que NADIE la pueda descifrar.

Se han robado infinidad de cuentas bancarias, muchas identidades han logrado ser clonadas, información privada y de carácter delicado se ha usado como chantaje o como medio de extorsión. Por esto y más, es de suma importancia entender y usar los consejos explicados a continuación para generar una contraseña segura, que permita proteger tu privacidad al 100%.

como crear una contraseña segura

¿Cómo de segura es tu contraseña? A continuación te voy a explicar las características que debe cumplir tu contraseña para ser considerada segura, además de trucos y consejos para disminuir el riesgo de que te la roben.

¡Entiende cómo los hackers obtienen tu información sin que te des cuenta aquí!

Cómo crear una contraseña segura

#1 Longitud de la contraseña

La longitud mínima para crear una buena contraseña segura está estimada entre 8 y 10 caracteres, aunque cuanto más larga sea a contraseña, más segura será.

De hecho, la mayoría de formularios de registro ya incluyen un número mínimo de caracteres permitido, que se suele situar en los 8.

Ejemplo: patatacaliente

 

#2 Letras, números y caracteres especiales

Una contraseña segura debe contener, además de letras, al menos un número y un carácter especial del estilo (!, _, -).

La razón es la de añadir más variables a la contraseña: Si solamente usáramos letras minúsculas el abanico de probabilidades en cada carácter sería de 27 letras en el caso del abecedario Español, mientras que si usamos letras, números y caracteres especiales las probabilidades aumentan a 40.

generar contraseña segura

En el ejemplo anterior no usábamos ni números ni caracteres especiales. Añadámosle pues un signo de exclamación y un número, ¿qué tal el 37?

Ejemplo: !patatacaliente37

¡Alerta! No uses los trucos de cambiar una E por un 3 o una i por un 1. Los cibercriminales usan programas que ya cuentan con ello, por lo que sería un esfuerzo inútil.

 

#3 Usa minúsculas y mayúsculas

La mayoría de navegadores de Internet son «case sensitive», diferencian entre mayúsculas y minúsculas. Recuerda que le escribes a una máquina que trabaja con código binario, no un humano. En este caso una A estaría codificada como 0100 0001 en ASCII mientras que a sería 0110 0001.

Por lo tanto, de la misma forma que en apartado anterior, el uso de minúsculas y mayúsculas en una misma contraseña contribuye a aumentar el número de distintas probabilidades para cada carácter. En este caso sumaríamos 27 probabilidades más, una por cada letra mayúscula del abecedario, dando un total de 67.

Si aplicamos esta recomendación la contraseña nos podría quedar tal que así:

Ejemplo: !PatataCALIente37

 

#4 Sin relación con tu vida privada

Toda contraseña es privada, por lo que es normal que pueda presentar características unidas al dueño de dicha información. Intenta evitarlo o estarás dando el primer paso para que te roben tu contraseña.

Los piratas informáticos con experiencia dedican muchas horas a pensar cómo hacerse con tu password. Obviamente, uno de los pasos que seguro que realizarán será el de documentarse sobre tu vida privada, ya sea a través de tus redes sociales o incluso llegándote a seguir físicamente.

Muy probablemente acabarán conociendo tus gustos, así que mejor que la contraseña no tenga nada que ver con ellos.

contraseñas seguras

Ejemplo
Imagínate que acabas de tener una hija a la que le has puesto Lucía. Estás tan orgullos@ que cuelgas una publicación en tu Facebook en la que se puede leer lo siguiente: «Ya somos 3 en la familia!#padres #23Enero».

Al ver eso, el hacker de turno no dudará en probar contraseñas del estilo: lucia2301, 2301lucia, Lucia23, etc.

Si desgraciadamente tu contraseña de Gmail coincide con alguna de las que ha probado ya tiene acceso a la mayoría de tu zona privada en Internet.

 

#5 Aleatoria o sin patrones predefinidos

La contraseña !PatataCALIente37 es fuerte. No obstante tiene un pequeño fallo: aunque los ordenadores no entiendan el lenguaje humano, no tenemos que olvidar que detrás del ataque se encuentra una persona, y que aunque use algún algorítmo para intentar descifrar tu contraseña siempre cabe la posibilidad de que lo pruebe manualmente.

Teniendo en cuenta esto, intenta que tu contraseña no sea entendible. Para ello puedes usar reglas nemotécnicas que te ayuden a recordarla, como la de intercalar las letras de las palabras.

Ejemplo: !PCaAtLaIteante37

Ahora sí, esta contraseña es un 99,9999% imposible de hackear. Sería considerada una contraseña de seguridad muy alta. Solamente te la podrían robar en el caso de que se la contaras a alguien o la apuntases en algún sitio.

 

#6 Modifica la contraseña de forma recurrente

contraseñas seguras ejemplos

En parte, debido a lo comentado en el último párrafo del apartado anterior es recomendable, aunque no obligatorio, ir renovando cada cierto tiempo (determinado en función de tu actividad en la red) tus contraseñas. Así te aseguras de que si alguien ha conseguido hacerse con tu contraseña y decide no cambiarla para que no te des cuenta, no disponga de ella para siempre.

 

#7 Usa contraseñas distintas para tus diferentes cuentas

Así evitarás que si consiguen tu contraseña no puedan tener acceso a todas tus cuentas en Internet, incluyendo los bancos, correos electrónicos, etc. Muchas plataformas solicitan un cambio de clave regular.

Es especialmente recomendable hacerlo en cuentas bancarias o de correo. Si no quieres aprenderte «tropocientasmil» nuevas contraseñas, normalmente con cambiar algún dígito o añadirle otro carácter a la contraseña original hay más que suficiente.

 

#8 No guardes las contraseñas ni en papel ni en archivos dentro de tu ordenador

De nada sirve tener una contraseña súper segura si cualquier persona que pase por tu escritorio la puede ver apuntada en tu bloc de notas o en una carpeta con el nombre «Mis Contraseñas».

Si decides optar por la segunda opción, al menos guarda las contraseñas en un archivo con un nombre que no haga sospechar de su contenido. Pero ten en cuenta de que si se diera la posibilidad de que alguien hackeara tu ordenador, pondrías todos tus datos personales a su alcance.

 

#9 Usa el administrador de contraseñas de Google

Seguramente te estarás preguntando: Pero a ver, si tengo que pensar varias contraseñas difíciles de memorizar, las tengo que ir cambiando periódicamente y encima no puedo apuntarlas, ¿como se supone que lo tengo que hacer?

como hacer contraseñas seguras

Los señores de Google también pensaron en eso, y des de hace relativamente poco ofrecen un servicio que te ahorrará muchos dolores de cabeza. Se trata de un generador de contraseñas seguras integrado dentro de tu cuenta Google (la de Gmail, vamos) que te sugiere una contraseña segura cada vez que te registras en un sitio, y auntomáticamente la guarda en tu cuenta Google para aquel sitio, y lo mejor de todo: sin que la tengas que recordar.

Entonces, solamente con recordar tu contraseña de Gmail y loguearte ya tendrás acceso a todos y cada uno de os sitios web que habitualmente visitas.

como crear una contraseña segura

Otra forma adecuada de generar contraseñas seguras es la de usar ciertos programas como este que te proponen contraseñas aleatorias, largas y, en definitiva, seguras; ahorrándote tiempo en pensar qué palabras tendrías que usar para tener una contraseña segura.

 

#10 No compartas la contraseña con nadie

Eso es. Ni con tus amigos, ni con tu familia, ni con tu pareja. Nunca se sabe quién puede tener un descuido y, aunque sea sin mala fé, acabe revelando tu contraseña a un atacante.

Por lo tanto es mejor que no compartas la contraseña con nadie. Es mejor que esté contigo y solamente contigo.

 

Ejemplos de contraseñas seguras

Estos ejemplos los he sacado de un generador de contraseñas seguras como este.

  • PGA78Teq3;
  • 4jmG8P\2lF
  • il=m2LV{nR
  • I=*|X68sDY

La doble verificación

Aprovechando que casi todo el mundo dispone de un smartphone, la mayoría de servicios y compañías de Internet han puesto en marcha un sistema de verificación de acciones. Ya sea de compras, transacciones o simples accesos a cuentas des de terminales distintos, la doble verificación (primero con la contraseña y posteriormente con un código o correo que se envía a tu teléfono móvil) se asegura que el usuario que trata de llevar a cabo dicha acción es de verdad legítimo dueño del servicio.

La tecnología y la privacidad

elegir una contraseña segura

El avance de las tecnologías nunca se detiene. Por esta razón el que se establezcan tantas temáticas, programas, facilidades y hasta maneras de obtener la mayor privacidad posible es el pan de cada día.

Hasta lectores de huella pueden ser usados como contraseñas, que sumados a los lectores de retina, faciales o de voz, nos dan una pequeña idea de la personalización y alcance que puede llegar a tener el mundo de la seguridad informática. Estos métodos imaginarios o fantasiosos no hace ni diez años han llegado para quedarse. Son la realidad.

Eso, no obstante, no le resta importancia a las contraseñas escritas. Estas siguen siendo las más usadas, principalmente por su coste relativamente nulo. Veremos qué nos depara el futuro.

Imagínate que llegamos a un punto donde los ordenadores tomen consciencia y por una causa X, no decidan abrirse. ¿Qué harías?

Si sigues todas estas precauciones te garantizo que tus zonas privadas en la red estarán más que seguras. Ahora ya sabes cómo hacer contraseñas seguras. ¡Espero haberte ayudado!

 

Martí Juncosa

Estudiante de ingeniería informática en la UPC (Universitat Politècnica de Catalunya).
Apasionado del SEO y las páginas web así como todo lo que tiene que ver con tecnología e innovación.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *